Proyecto

SAMER

ALTA DENSIDAD ENERGÉTICA · BAJO COSTE · RESPETUOSA CON EL MEDIOAMBIENTE

Batería de flujo zinc-aire

Las baterías de flujo zinc-aire almacenan energía eléctrica en forma de zinc metálico y oxígeno presente en la atmósfera. Durante la descarga el zinc y el oxígeno se combinan generando energía eléctrica. El zinc se disuelve en el electrolito, que es bombeado continuamente a través de las celdas desde un tanque externo. Durante la carga el zinc se electrodeposita en el electrodo negativo y en el electrodo positivo se genera oxígeno, que se devuelve a la atmósfera.

Objetivos específicos del proyecto

Este nuevo tipo de batería se construye con materiales abundantes, seguros y respetuosos con el medio ambiente. No obstante, la adopción de esta tecnología ha estado limitada por su bajo rendimiento energético y corta vida útil.Para resolver estos obstáculos el proyecto SAMER cuenta con estos objetivos específicos:
  • Desarrollar un nuevo electrodo de zinc basado en electrodeposición desde un electrolito que se circula desde un tanque exterior.
  • Desarrollar un nuevo electrodo de aire bifuncional basado en sustratos no carbonosos y catalizadores de bajo coste.
  • Integrar los nuevos electrodos en una celda diseñada específicamente para esta aplicación e investigar en ella las condiciones óptimas de operación del sistema.
  • Escalar la celda y los electrodos para anticipar posibles modos de fallo de cara a una futura planta piloto de almacenamiento de energía.